blog

Rebranding, ¿es necesario?

Por Jorge Álvarez Ricote

Hace semanas que saltó la polémica en la presentación del nuevo logotipo de Zara. A algunos como a un servidor la tipografía utilizada y el estilo aplicado le recuerdan demasiado a publicaciones como Vogue y, sobre todo, Harper’s Bazaar. Es un cambio radical con respecto a la versión más discreta de 2011 pero no pasó inadvertido desde luego, muchísimas reacciones a favor y en contra en los medios y en redes sociales. 

 La firma Baron & Baron es la perpetradora del cambio de imagen principal de la joya de la corona de INDITEX. Explican que uno de sus objetivos es distanciarse de las marcas tecnológicas como Google, con líneas más redondeadas, el otro objetivo es parecerse a las marcas de lujo de ropa tales como Cartier, Dior o Balenciaga.

Zara es la tercera marca de ropa más valorada en el mundo, solo por detrás de H&M y Nike. Su propuesta de líneas curvas es atrevida, dada su posición, intentar compararse con los grandes del diseño cuando su ropa dista mucho en calidad con las gigantes me parece aún más atrevido. No se le puede culpar de buscar distinción y será un largo camino de aceptación, otras ya han pasado por ello con menor o mayor acierto, son los casos de Mastercard e Instagram. 

Pentagram fue la agencia de cambiar el logo de Mastercard después de 20 años, es una evolución de sus dos icónicas esferas roja y naranja que se entrecruzan,  diseñado para las nuevas tecnologías visuales que vivimos actualmente, para mi fue un acierto este lavado de cara, por así llamarlo. Lo más acertado, en mi opinión, es haber sacado el nombre de la marca fuera de las dos esferas dejando que estas actúen como el swoosh de Nike o la manzana de Apple

En el caso de Instagram ahora es más colorido y moderno pero en el momento de su presentación hubo mucho rechazo, a mi particularmente me gustó su simplificación del logo anterior, dejándolo hueco y usando como fondo los colores de arcoiris de la cámara que también estaba en el anterior.  

× Hablamos?